TELEVISIÓN CUBANA 78375311 , 78369248 , 78316030 opinionpublica.tvc@icrt.cu
 
CARTELERA
DE LOS CANALES NACIONALES

¿Marcos europeo?

"Marcos no parece cubano" es una de las frases que he leído en redes sociales para referirse a la escena donde el personaje devela a su pareja que conoce de su relación paralela.
Al acto del popular “cuerno” o “tarro” prefiero ahora llamarlo así, relación paralela, y no infidelidad, prefiero quitarle por un momento el matiz de su significado religioso: el que no profesa una fe considerada como verdadera, el infidelis, el no creyente.
Si Marcos pregunta por qué, es europeo, si Marcos quiere hablar, indagar, entender, es europeo. Si a Marcos le duele tener que separarse de la mujer que ama, es europeo, porque Marcos el cubano debe reducir a la “infiel” hasta sus últimas consecuencias. ¿Marcos debe ser de acero inoxidable para ser hombre cubano? ¿Y por qué?
Me llama poderosamente la atención que ciertos públicos no le adjudiquen a Marcos un origen de otra parte del mundo que no sea Europa. Marcos no parece africano, ni asiático, ni australiano, ni de Oceanía, ni latinoamericano, Marcos nos parece europeo y calificarlo así también dice algo. ¿Qué dice? Habrá que ver.
Sea como sea, la buena noticia es que más y más hombres en Cuba entienden que ser hombres cubanos de hoy es desmontar los viejos moldes, que si hay que asestar un golpe, no será al rostro de un mujer sino al muro del machismo hegemónico, que si hay que hablar, se hablará, que si hay que sentir se sentirá, que si hay que mirarse por dentro para cambiar algo se mirará y se cambiará, porque las valentías masculinas no tienen que ver nada con la violencia, la manipulación o el poder.
Ser un hombre valiente en la Cuba de hoy es ser, ante todo, un hombre de paz, porque ante los ojos de cada vez más mujeres cubanas los hombres de paz son los hermosos, los sexis, los atractivos, los que queremos tener a nuestro lado. Los hombres de paz son los que nos hacen suspirar y sentir, porque no hay nada más sabroso que tener a un lado un hombre humano y no a un macho del montón que cela, pega, controla y domina.
Porque a cada vez más mujeres cubanas nos seduce ese otro acero que se forja cuando se hablan claramente las cosas, aunque duelan, cuando se es responsable por lo que se siente y por lo que hacemos sentir a los demás. Porque no hay nada más edificante que encontrarse con un hombre hecho del material de la bondad y la ternura, porque no hay nada más luminoso que querer a hombres hechos de ese otro acero llamado inolvidable.
 

Portal TVC