El camino hacia el éxito puede ser sinuoso y sorprendente, y la vida del actor bahiano Danilo Mesquita lo demuestra de manera extraordinaria. Con solo 32 años, este joven intérprete ha dejado una huella importante en el mundo del entretenimiento brasileño; y en Cuba, hoy se roba los corazones de los televidentes como Valentín, el «cuchurrumino» de Nuevo Sol. Sin embargo, su ascenso en el mundo de la actuación no fue el destino originalmente planeado para él.

En su natal Salvador de Bahía, ciudad donde también transcurren los conflictos de Nuevo Sol en la ficción, Mesquita mostró desde temprana edad un talento innegable para el fútbol. Durante años, dedicó su tiempo y energía a perfeccionar su habilidad en el campo, jugando en la categoría juvenil para equipos de renombre como Vitória y Bahía. Sin embargo, a pesar de su éxito en el mundo del deporte, algo dentro de él seguía anhelando la expresión creativa que solo el arte puede ofrecer.

«Nací artista», confiesa Mesquita mientras su mente es invadida por los recuerdos de un inquieto niño que imitaba a los cantantes del trío eléctrico del carnaval de su ciudad. «A los 4 años, le dije a mi madre que no me visualizaba trabajando en una oficina. Siempre supe que el arte era mi destino», rememora.

El punto de inflexión llegó a los 18 años, cuando decidió seguir su corazón. Con el estímulo de su familia y el encuentro fortuito con un cazatalentos que lo invitó a incursionar en el modelaje, se aventuró hacia Río de Janeiro en busca de su destino. Allí, comenzó a estudiar teatro en el prestigioso Nu Espaço, y su verdadero viaje como artista comenzó a tomar forma.

«Empecé a recibir clases de teatro y mi vida cambió», recuerda Mesquita. «No me hice artista, me descubrí como artista. Toda mi vida cobró sentido a partir de ese momento». Desde entonces, ha cautivado al público con su talento y dedicación; su historia reafirma que, cuando se sigue el llamado del corazón, ningún sueño es inalcanzable.

La misión del artista

Después de graduarse en arte dramático, Mesquita se ha distinguido por su versatilidad artística, con una trayectoria impresionante que abarca desde obras de teatro (La pasión de Cristo, El mercader de Venecia y Río más Brasil: nuestro musical) y telenovelas (I love Paraisópolis, Rock Story, Los diez mandamientos, Nuevo Sol y Éramos seis), hasta series y películas de la plataforma de streaming Netflix.

¿Tienes alguna preferencia entre los diferentes medios en los que has incursionado?

«No tengo preferencia. Como mencioné, soy un artista y crear es mi misión, sin importar el medio. Son procesos completamente diferentes, pero es el mismo trabajo; es la misma búsqueda de la verdad, de la emoción de contar esa historia.

«En televisión he hecho 32 escenas en un día y en cine he hecho 3, 4 o 5 escenas. El teatro es completamente diferente. Después de la tercera señal está el actor sobre el escenario con sus compañeros, el público y nada más; esa es su magia.

«El cine es una pasión loca que tengo; mi aprendizaje como actor fue en gran medida a través de él, viendo muchas películas. Sin embargo, quiero destacar que el escenario siempre será el hogar del artista».

¿Encuentras algún medio más desafiante que los demás?

«Cada medio tiene su propio lenguaje, desafíos y placeres. Como artista, creo en la importancia de experimentar y desafiarme constantemente, así como de salir de mi zona de confort. Por lo tanto, considero un privilegio poder sobrevolar todos estos ámbitos de la creación».

¿Y la música qué lugar ocupa en tu vida?

«La música soy yo, es mi vida y lo que pienso las 24 horas del día. Esencialmente, lo abarca todo en mí».

Valentín

En Nuevo Sol, culebrón brasileño de turno en el canal Cubavisión, Mesquita interpreta a Valentín, un joven atractivo, carismático y con un perfil de liderazgo entre sus amigos. A diferencia de su madre adoptiva, Karola (Deborah Secco), cuestiona constantemente los valores frívolos y consumistas.

A medida que la telenovela se acerca a su final, el personaje ha capturado la atención del público, no solo por su historia llena de giros y secretos familiares, o su triángulo amoroso con Rosa (Letícia Colin) y su medio hermano Ícaro (Chay Suede), sino también por la interpretación conmovedora y convincente de Mesquita.

¿Qué aspectos del carácter de Valentín te resultaron atractivos?

«Creo que Valentín muestra sinceridad en sus sentimientos, y eso es lo que conmueve a la gente. Es un chico que no se preocupa por lo que posee, sino por lo que siente. Es ese sentimiento universal, humano y que no conoce fronteras, lo que me resultó atractivo del personaje».

¿Crees que la telenovela necesitaba retratar más a Bahía, mostrar al mundo los colores de una ciudad brasileña tan diversa como esta?

«Sí, Bahía, al igual que Cuba, tiene una fuerte influencia afrodescendiente, y esto nunca debe pasarse por alto. Esta es la fuerza y la belleza de Bahía. Debería haber sido mucho mejor representada en Nuevo Sol».

Los televidentes desean saber cuál será el desenlace del triángulo amoroso entre Rosa, Ícaro y Valentín. ¿Nos cuentas?

«No sé en qué punto está la telenovela en Cuba, así que no puedo dar spoilers. Tendrán que esperar», sentencia entre risas.

Un nuevo capítulo

Mesquita también es conocido en Cuba por su participación en series de Netflix como 3% y Espectros, además de protagonizar la película Ricos de Amor junto a la actriz Giovanna Lancellotti (Rochelle en Nuevo Sol). Para él, ser parte del catálogo de actores brasileños de esta plataforma de streaming constituye un nuevo capítulo en su carrera.

Muchos cubanos han visto la película Ricos de Amor, donde interpretas a Teto. ¿Qué tiene esta historia que la hace tan atractiva para el público?

«Es una historia de amor. El encuentro de dos personas muy diferentes; un amor aparentemente imposible que se vuelve realidad gracias a que ambos se enseñan cosas mutuamente. Tienen la humildad para comprender sus diferencias y aprender de ellas. Además, se divierten mucho juntos y compartir risas en una relación es un gran placer. Una vez más, estos son sentimientos humanos universales que conmueven a personas de todo el mundo».

¿Cómo ha sido tu experiencia trabajando en proyectos de Netflix? ¿Crees que te ha ayudado a evolucionar como actor?

«Cada experiencia vivida representa un proceso de evolución. En cada proyecto en el que trabajo, siento que me convierto en un mejor artista y en una persona más completa. Esa es la gran belleza de nuestro oficio.

«Netflix es una plataforma excepcional que ha realizado un trabajo admirable en todo el mundo. Es un mercado donde hay una gran cantidad de actores, actrices y gente talentosa que busca oportunidades. Por lo tanto, considero que el crecimiento del streaming en Brasil es fundamental, y me siento feliz y honrado de ser parte de este fenómeno».

En varias ocasiones has manifestado tu deseo de hablar de Brasil y sus problemas a través de tu arte. ¿Sientes que lo has logrado?

«Considero que es mi misión de por vida. Es este sentimiento y deseo lo que me impulsa y seguirá haciéndolo hasta el final: cantando, escribiendo e interpretando a Brasil. Tenemos mucho por descubrir y mucho por redescubrir para reafirmarnos como país, como cultura».

¿Qué esperas de tu carrera artística en los próximos años?

«Espero trabajar siempre en proyectos que me toquen el corazón. Actualmente estoy produciendo mi propio disco en solitario y, quizás algún día, tenga la oportunidad de realizar un espectáculo en Cuba, lo cual sería un honor. Me considero un narrador de historias y eso es lo que espero seguir haciendo hasta el final de mi tiempo en este mundo».

El arte no es solo una profesión para Danilo Mesquita, sino una forma de vida. En sus propias palabras, «Lo que me motiva es el amor que tengo por el arte. Es mi lenguaje, mis luchas y mis batallas. En él encontré, como actor y músico, mi arma para hablar de todo lo que pienso, para expresar lo que me inspira, la felicidad y los pensamientos». Esta profunda conexión con su oficio impulsa cada uno de sus proyectos, ya sea en el escenario o en el estudio de grabación.

Fuera del ámbito público, el actor al que también llamamos Tim Tim —por Valentín—, es un individuo que valora las experiencias auténticas. «Siempre estoy cerca de mi familia y amigos. Aunque vivimos en un mundo de sueños, al terminar mi trabajo, busco conectar con la realidad y centrarme en las cosas que verdaderamente importan, para no caer en las trampas de este viaje llamado vida», asegura Mesquita.

Para el público cubano, tiene un mensaje de gratitud y aprecio: «Quiero agradecer a los cubanos por su cariño, amor y la forma en que recibieron mi arte. No tiene precio saber que el trabajo que hice en mi país llegó a Cuba y conmovió a su gente. Sé que pronto conoceré esa hermosa tierra que, desde ya, considero mi “cuchurrumina”».

 

 

 

 

 

LO ÚLTIMO DEL SITIO

Historia

Luis Casariego / Fotos: Del autor
Entre tu y yo

María Regla Figueroa Evans / Fotos: De la autora
Entre tu y yo

Félix A. Correa Álvarez y Jordanis Guzmán Rodríguez
Articulos favoritos

Valia Valdés / Fotos: Cortesía de Tony Quiñones y Johanys Labrado

Plataforma WEB de la Televisión Cubana Copyright © | tv.cubana@icrt.cu  |  23 y M, Vedado | Código Postal 10200 | La Habana CUBA          

SIGUENOS

CARTELERA DE CANALES NACIONALES