Cartelera de la TV Cubana

Tv-Historias

Una historia televisiva olvidada

La Habana tuvo la mayor concentración de televisoras después de New York.

El restablecimiento de relaciones con Estados Unidos nos acerca a la perspectiva de relaciones novedosas entre naciones y pueblos que, desde el siglo XIX, comparten muchos procesos y momentos de la historia.

Días atrás, los comunicadores cubanos intercambiaron con representantes gubernamentales y partidistas criterios sobre el proyecto del Modelo teórico de la sociedad cubana, que hoy se discute en la nación. Entre tanto tema importante, se analizó la trascendencia de la propiedad de los medios de comunicación en las actuales coyunturas internacionales y su rol social.

Ineludiblemente, pensé en la historia de la televisión cubana, pues aunque algunos insisten en mirar solo hacia adelante, hoy más que nunca tenemos que conocer las experiencias del pasado.

Nuestra radiodifusión fundacional adoptó el modelo con fines mercantiles imperante en Estados Unidos, donde la programación se sustenta en la comunicación comercial y el mercadeo entre diversos actores, agentes y escenarios de la Industria Cultural.

 

Nuestras empresas mediáticas establecieron relaciones de beneficio mutuo con sus homólogos norteños, con las firmas productoras de bienes de consumo o servicios y las agencias publicitarias que las representaban como sus clientes y patrocinaban programas.

Las productoras electrónicas y televisoras norteñas proveyeron la tecnología, el modelo de gestión, las rutinas productivas, el know how, los formatos de programas y géneros, la formación de una parte del capital humano original y nos inundaron con sus programas filmados.

La apertura y expansión de nuestro mercado televisivo significó, por la cercanía geográfica y privilegadas relaciones políticas-comerciales, una gigantesca oportunidad mercantil para todos los involucrados. Ese acicate aceleró extraordinariamente la configuración de nuestro sistema audiovisual.

En fecha bien temprana fuimos la ciudad de Las Américas, con mayor concentración de televisoras después de New York, teniendo nosotros una ínfima población, y nuestro sistema televisivo alcanzó la mayor pujanza en habla hispana.

Como antes hicimos en la radio y en otros ámbitos, velozmente nos apropiamos de las influencias y creamos un modelo latino acorde con nuestras esencias culturales. La Habana devino epicentro de la formación y las tendencias creativas-productivas de TV en Iberoamérica.1

Desde los años 50 pasados los cubanos participamos activamente -como técnicos, especialistas, asesores, ejecutivos, accionistas principales, guionistas, músicos, actores y actrices- en las primeras televisoras de Colombia, Venezuela y Puerto Rico.

En el decenio siguiente, otros polos importantes se apropiaron de las experiencias de una emigración altamente especializada y hasta propulsaron un género nacido en Cuba durante 1952: la telenovela.

Paradójicamente, este auge desató una competencia descomunal por el mercado televisivo-publicitario, que rebasó al propio modelo de radiodifusión mercantil: saturamos la pantalla de acciones publicitarias y de mercadeo, nuestros programas filmados en kinescopios se vendian en la región y nuestros los spots publicitarios en Estados Unidos. Lideramos las investigaciones de mercado y la persuasión, aplicadas a los medios de habla hispana.

No obstante, la singularidad latina de nuestras producciones se combinó con la emisión regular de proyectos educativos y culturales que expandieron hacia todos los segmentos poblacionales, versiones audiovisuales de la cultura artística hasta entonces reservada para espacios pequeños y públicos reducidos.

Así, las Artes Escénicas -teatros, títeres, cuentos, poemas, novelas, música sinfónica, óperas, zarzuelas, danza moderna o ballet clásico- devinieron ejes básicos de la programación, donde se combinaron con la información y, entre otras formas de la cultura popular, el deporte.

Lo que pocos recuerdan es que cadenas nacionales radiofónicas como RHC Cadena Azul -en cierta etapa- y televisoras de cobertura habanera, como los canales 10 y 11, tuvieron entre sus máximos ejecutivos o propietarios a ciudadanos norteamericanos que priorizaban la difusión de sus producciones por encima de las cubanas.

Entonces, las mayores cadenas de radiodifusión norteñas pertenecían o tenían como accionistas mayoritarios a los emporios electrónicos transnacionales General Electric, Dumont o RCA Víctor y, generalmente, nuestra asociación mediática giraba alrededor del suministro de tecnología y programación.

Sin embargo, la inclusión de extranjeros como accionistas mayoritarios o altos ejecutivos de televisoras cubanas no fue solo con los norteamericanos.

Nadie recuerda ya que Gaspar Pumarejo Such2 llegó de adolescente a Cuba y aquí se formó como promotor cultural, locutor y publicista, aunque nació en Santander, España.

El caso más insólito3 fue el de Amadeo Barletta, italiano con un vasto curriculum de mafioso, protegido por los agentes de Mussolini en República Dominicana, devenido empresario respetable en múltiples negocios radicados en Cuba.

Ejemplos: representante de algunas marcas de autos norteamericanos, propietario mayoritario del periódico El Mundo y accionista principal y director general de la cadena nacional Canal 2 (Telemundo).4

La historia hay que conocerla no solo porque integra nuestro patrimonio sino porque ese concocimiento nos impide cometer los mismos errores. Por supuesto, ni la Cuba de 2016 es aquella, ni nosotros, los de entonces, somos los mismos.

 

Referencias:

1 La fundación de la televisión en España y Portugal fue posterior a Cuba y, por largo tiempo, fue un proceso intermitente.

2 Gestor y director general de nuestra primera televisora, de Escuela de televisión –la más importante productora audiovisual ajena a los medios-, el Canal 12- el único a color fuera de Estados Unidos, y líder de diversos proyectos radiales en Unión Radio, Radio Reporter y RHC Cadena Azul.

3 Solo posible en un régimen tan corrupto como el de Fulgencio Batista entre 1952-1958.

4 Coincidentemente, el Canal 2 tuvo como subsidiaria al Canal 10 (con sus ejecutivos norteños) alternaba sus programas en ambas frecuencias.

Estamos haciendo ajustes.Disculpe las molestias

Hugo Portal

CARTELERA DE CANALES NACIONALES
Participe del debate

TELECENTROS DE CUBA

Tele Pinar
Islavisión TV Yumurí
Telecubanacan Centrovisón Yayabo
Perlavisión
Televisión Camaguey Tunas Visión
Tele Cristal TV Serrana
CNC Granma TV Santiago
Solvisión

 

Más historias de la TV

Ivón Peñalver

Un 24 de marzo de 1959 nace el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), la gran casa constituida por realizadores, técnicos, músicos y, por supuesto, actores Un 24 de marzo...

Maya Quiroga Fotos: Cortesía del entrevistado

 La poética del maestro Hugo Alea constituye un referente para las nuevas hornadas de realizadores cubanos La década de los 80 marcó el momento de mayor florecimiento del Departamento de Marionetas...

Maya Quiroga Fotos: Cortesía del entrevistado

 Remembranzas de Hugo Alea, uno de los padres fundadores de la animación corpórea o cuadro a cuadro en Cuba después del triunfo de la Revolución  El stop motion o cuadro a cuadro es una técnica de...

Ciro Bianchi Ross/Cubadebate

En 1949 Goar Mestre, propietario del Circuito CMQ, anunció que en un plazo de tres años su empresa comenzaría a operar la televisión en Cuba. Pero al año siguiente, es decir, en 1950, otras dos...

Mayra Cué Sierra Fotos: Archivo de la autora

  Este artículo forma parte del libro Historias del éter, publicado por la Editorial En Vivo en 2019   Gregorio José Germán Piniella Vázquez (La Habana, 15 de diciembre de 1907 - 20 de noviembre...

Mayra Cue Fotos: Archivo de la autora

Entre los narradores mediáticos más famosos de nuestra radiodifusión comercial destaca Armando Couto Armando Couto abandonó sus estudios universitarios de Filosofía y Letras para escribir para la...

Rosa Blanca Pérez Fotos: Archivo En Vivo

 Conscientes de cuanto queda por hacer, a fin de satisfacer los requerimientos de sus públicos, tenemos suficientes motivos para enorgullecernos de las siete décadas de las transmisiones televisivas...

Mayra Cue Sierra

Por sus aportes e impacto en el imaginario colectivo, la actividad televisiva constituye uno de los procesos comunicativos, simbólicos, artísticos e ideológicos más trascendentes de nuestra...

Luis Casariego/Envivo

La TV cubana fue pionera en el empleo de la publicidad La publicidad en Cuba era la mejor de América Latina. Las más importantes empresas que se anunciaban en la televisión cubana eran Compañía...

Luis Casariego/EnVivo

Varios espacios humorísticos han marcado hito en el medio televisivo cubano Entre los más populares programas humorísticos de la Televisión Cubana se encuentran Detrás de la fachada, Casos y cosas...