Entrevista al actor y realizador Roly Peña

El diapasón ha sido amplio. Enigma de un verano, Coco verde, Por deporte y por amor, UNO, Sabor Bohemio, Pequeñines… series que, dirigidas al público juvenil, infantil y adulto en general, se han transmitido por la televisión cubana y han recabado buenos criterios.

foto del actor y realizador Roly Peña
El actor y realizador Roly Peña. Foto: Cortesía de la autora.

 

Su director, Roly Peña, a quien ahora le interesa profundizar más en las temáticas de corte histórico como Duaba y Dos Ríos: el enigma, afirma que mientras el público se vea reflejado en lo que se cuenta, el éxito está garantizado.

“Competir con las series foráneas es absurdo. El público no solo llega a ellas porque no tenemos una oferta nacional constante, sino también porque la curiosidad de otras realidades motiva. Además, cuando se tiene una amplia gama de recursos y de personal capacitado para el trabajo de este tipo, los resultados siempre serán buenos.

“Lo que nos toca es incentivar la creación, los guiones bien escritos, las historias que le interesen al público…”.

Los programas juveniles deben propiciar el diálogo de los jóvenes con su época y sus realidades

Muchos son los temas y enfoques que pueden tener los espacios dirigidos a los jóvenes, un público muy heterogéneo que demanda altos niveles de profesionalidad por parte del equipo creativo que para ellos trabaje.

Recientemente finalizó Zoológico, una serie de gran impacto en la población, sobre todo en el segmento juvenil. Sobre ella enfatizó la socióloga Yeisa Sarduy: “Este espacio abordó el tema de la marginalidad, la desigualdad y reflejó múltiples caras de la realidad cubana de hoy: jóvenes distintos, provenientes de familias y contextos sociales diferentes.

 En su segunda temporada el show televisivo regresa a la pantalla cubana en diciembre

Luego de una primera temporada que satisfizo expectativas, se preparan las condiciones para la realización de una segunda edición de Bailando en Cuba, que se mantiene bajo la dirección de Manolo Ortega y su equipo.

Es por ello que los días  23, 24 y 25 de octubre se realizará el casting para bailarines interesados, sean profesionales o no. El lugar escogido es la Sala Atril, del Teatro Karl Marx, a partir de las nueve de la mañana.

Con el propósito de distinguir el baile  como uno de los elementos identitarios de nuestra nación, Bailando en Cuba llega a la escena televisiva con nuevos retos y un denominador común que lo distinguió desde su nacimiento: la necesidad de reverenciar la  cultura danzaria de una isla privilegiada, entre otros atributos, por su música.

La gala final de la tercera temporada de Sonando en Cuba alcanzó, al fin,  que la forma estuviera a la par del contenido, porque de buenas interpretaciones ha estado llena esta tercera edición del programa de participación, según opinan conocedores de ese arte tan especial.

Pero no basta con tener al alcance todos los recursos tecnológicos: hay saber usarlos como ha hecho gala Manolito Ortega en la segunda temporada de Sonando y la primera de bailando.

En esta noche final la bandera cubana lució su belleza y fue todo un símbolo cuando se escuchó en voz de varios concursantes Venga la esperanza de Silvio Rodríguez. Las imágenes, incluida una bellísima y emotiva de Fidel, tuvieron su punto culminante en los pulóveres de los jóvenes que gritaban fuera bloqueo.

Si no me equivoco el próximo año Vivir del cuento cumple diez años y como dicen los Van Van  “y sigue ahí”. Yo agregaría pegaito siempre a la cima de la preferencia de la teleaudiencia, no solo nacional porque en youtube tiene una buena cantidad de seguidores.

¿Por qué un programa puede mantenerse en la preferencia de esa forma tan marcada?. En algún momento una brillante colega afirmó que ella soñaba con hacer Vivir del cuento, porque se acercaba a la realidad  más que muchos trabajos periodísticos.

Estamos en: