0
0
0
s2smodern

Con siete años, en 1999, Freddie Highmore tuvo su primera actuación en la cinta británica, Cosas de mujeres, luego aparecería en otros telefilmes hasta que le llegó Descubriendo Nunca Jamás, en el 2004,  que junto  Johnny Depp, le permitió ser conocido mundialmente.

Nacido en Camden Town, Gran Bretaña, es licenciado en Filología española por la Universidad de Cambridge, habla también árabe y francés, actúa, dirige y aspira a mucho más.

Ha sido nominado u obtenido premios en diversas oportunidades, pero más que eso es un actor que convence en ese papel de buen doctor…autista. Se calcula que la primera temporada fue vista por más de 17,9 millones de espectadores incluidos los visionados siete días después de la emisión.

Escribo, por supuesto de la serie El buen doctor que cada domingo aparece abriendo el espacio dominical Arte siete de Cubavisión. Basada en una propuesta coreana David Shore, el mismo escritor de House armó otra historia de médicos y sus entornos, en los que pueden aparecer asuntos como el racismo, la transexualidad, el alcoholismo, la adolescencia, la tercera edad, y el tener o no hijos.

A una revista española el aún joven actor Freddie Highmore declaró “Me encantaría hacer más cosas a medida que pase el tiempo. Cuando The Good Doctor termine, cuando quiera que sea.       Es magnífico retratar la versión del mundo que Shaun ve y en la que cree, su fe en la humanidad, sobre todo en nuestros tiempos en los que hay tanta negatividad de la que contagiarse. Me gustaría haber adquirido una serie de aptitudes en otras áreas para ser capaz de diversificarme y contar historias de otra manera. Pero todavía tengo tiempo. Ahora tengo estas oportunidades y soy muy afortunado de tenerlas.”

Sobre su personaje en El Buen Doctor comentó: “Shaun es optimista y siempre ve lo bueno de la gente. Como buen británico, probablemente soy bastante cínico y, conociendo a David Shore, compartimos este cinismo como se pudo ver a lo largo de sus años en House.”

El guionista confesó que hicieron una gran cantidad de investigación sobre el autismo antes de rodar, de modo que pudieran dar al tema un enfoque realista. “Vimos muchos documentales. Tenemos gente experta con la que estamos trabajando” señaló Shore y advirtió que Shaun es “un personaje muy específico. No es representativo del autismo “.

Los televidentes cubanos no han estado ajenos al debate acerca de si un autista puede ser o no cirujano.

Realmente una de las definiciones de esa enfermedad dice “Trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con la realidad exterior.” Llevándose por esa definición no se puede pensar en que la historia sea posible, sin embargo, el guion, la puesta en escena, la actuación te hacen creer que un Shaun puede existir.

Por lo pronto cuando hay tanta difusión de violencia y actitudes egoístas que haya un  ser humano, diferente sí, pero bueno, autista o no, vale la pena seguirlo.

 

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar