La necesidad de renovar el proyecto fue analizada en el más reciente encuentro ComunicarTV

Lucas no puede darse el lujo de envejecer”, así apuntó el realizador cubano Orlando Cruzata en el más reciente espacio Comunicar TV, desarrollado en el Pabellón Cuba. Con 20 años al frente de un programa destinado a la promoción de la música hecha en la Isla, el director televisivo reconoció la vitalidad del videoclip como género.

“El mundo del videoclip no puede ser visto de manera estática. El desarrollo constante de nuevas tecnologías puede convertir a la más fresca de las obras en obsoleta. Una producción audiovisual realizada el año pasado puede ser vieja en el presente. Lucas como programa no puede quedar detenido en el tiempo”, puntualizó Cruzata.

Nacido a finales de la década de los noventa, Lucas cuenta desde su génesis con varias secciones, una de ellas, el llamado Lucasnómetro, una especie de hit parade donde aparecen aquellas propuestas más populares del momento. Para Orlando Cruzata, el programa televisivo ha sido víctima de la avalancha de los nuevos tiempos.

“En 1997 la cantidad de videoclips realizados en la Isla andaba por unas 30 obras al año. Hoy, el país cuenta con más de 300 producciones en igual periodo de tiempo. Entonces, ahí tenemos un conflicto. En una hora de transmisión, Lucas no puede agotar el número de estrenos existentes en la Isla por estos días. El programa necesita crecer en su tiempo de duración”, afirmó el creador cubano.

Conducido por actores como Edith Massola, Rigoberto Ferrera y Luis Silva, Lucas, más allá de exhibir el panorama musical cubano en tendencias como el pop, la salsa y el reggaetón, también acoge un espacio para la crítica especializada. Caridad Rojas, Directora de Comunicación de la Televisión Cubana, señaló que el programa no puede abandonar la costumbre de orientar a los públicos.

“Lucas no puede imponer un gusto estético en el público, pero sí puede enseñar a valorar las buenas obras. El crítico de arte Rufo Caballero ayudó mucho a entender las interioridades del videoclip como género. La sección El Caballete de Lucas nos hizo poner los ojos en la fotografía, el vestuario, e incluso, las luces dentro de un audiovisual”, declaró Rojas.

Según los estudios del Centro de Investigaciones Sociales del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT),  Lucas  no cuenta con altos índices de audiencia, pero sí con elevados niveles de preferencia entre sus seguidores.

Para el realizador cubano Rudy Mora, el programa musical debe buscar hoy más que nunca nuevas maneras de reinventarse para sobrevivir.

“Lucas debe hallar en sus esencias la fuerza para seguir adelante. No puede caer en la competencia de lo nuevo. Sin embargo, la búsqueda debe ser cuidadosa. En la década de los noventa, un par de bombillos colocados dentro de una escenografía era postmodernidad. Hoy, esos recursos podrían ser interpretados como carencia material”, acotó Mora, director de la primera temporada del concurso musical Sonando en Cuba. 

Con un horario bastante inestable en la actualidad, Lucas cuenta con una gala de premiaciones, la cual a finales de año reconoce las mejores obras en diferentes categorías como dirección de arte, vestuario, fotografía, edición, dirección, entre otras. Para el crítico de arte Joel del Río, el programa televisivo debe enriquecer su animación.   

“Las galas de premiación de Lucas deben tener un  mejor guión. Muchas veces, los presentadores se limitan nada más a mencionar los nominados en determinada categoría. Hay falta de creatividad. Por ejemplo, algunos critican los premios Oscar, pero esas ceremonias demuestran mucha inteligencia en los diálogos. Hay que saber imitar lo bueno”, mencionó el también jurado del certamen.

Con casi un año de existencia, Comunicar TV acerca a los más disímiles públicos a los programas de la televisión cubana. Con el apoyo de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), el espacio dedicará su próximo debate al género documental.

Comparte en las redes sociales

 

 

 

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.