0
0
0
s2sdefault

 En el espacio ComunicarTV se debatió este 12 de diciembre sobre el programa Vale la pena

Con una asistencia poco esperada por el frío habanero se reunió el equipo de ComunicarTV este 12 de diciembre, como cada martes, en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba para intercambiar opiniones sobre el programa Vale la pena.

El público primero agradeció la existencia del programa en la pantalla y no faltaron las vivencias de televidentes a los cuales los consejos del profesor Manuel Calviño les ha ayudado en su vida.

Entre los aspectos más debatidos estuvieron el tiempo de duración, la visualidad y el receso del programa durante las vacaciones. Algunos espectadores desearon que el espacio durase más 15 minutos, pues consideran que es poco tiempo para que se pueda abordar un tema determinado como es debido, sin embargo, otros expresaron que la duración era una de sus principales fortalezas y que para abordar mejor los temas debería existir otro programa con diferente formato, en el que se incluyesen secciones de apoyo a los criterios aportados por el profesor.

En cuanto a la visualidad hubo criterios divididos sobre si era necesario o no modernizar la escenografía del programa y hasta dónde los conocimientos del profesor eran suficiente fortaleza como para mantener la visualidad actual. Otros se quejaron por la ausencia del espacio durante las vacaciones, una época del año en la que aumentan los índices de violencia.

La realizadora Magda González Grau se refirió a la luz en la puesta en pantalla y como esta no es la más apropiada en ocasiones para un programa de estas características.

Vanessa Márquez,  especialista del Centro de Investigaciones Sociales (CIS), explicó que este espacio, por su formato, no posee un alto índice de audiencia, pero sí estable durante los últimos años y con altos índices de gusto, además resaltó como fortalezas el guion y la experiencia del profesor Calviño.

En la segunda parte del debate el propio profesor compartió con el público anécdotas de su vida y del programa durante los 25 años que lleva en pantalla. Entre las potencialidades de su espacio destaca lo económico que resulta, pues carece de fondo y de otros elementos que pudiesen encarecer el presupuesto.

Aseguró: “La gente puede no estar de acuerdo conmigo, pero no podrá decir que estoy hablando algo que no me creo, que no siento o del que no sé bien”.

Como deficiencia destacó que necesita preparar los temas con mucho tiempo de antelación y que por eso “pierde calle”, pues no sabe cuáles son los temas actuales que comentan las personas cuando se encuentran en una esquina o un mercado, una de sus principales motivaciones a la hora de escribir el guion.

En el final del encuentro el público aplaudió y ovacionó a Calviño, incentivándolo a que continúe realizando su programa durante muchos años y no faltaron los que quisieron tomarse una foto de recuerdo con él o llevarse su autógrafo.

Si a alguna conclusión pudieron llegar los espectadores presentes fue sobre la importancia que tiene en la vida de muchos cubanos contar con un espacio que pueda ayudar a sus televidentes a ser mejores personas cada día.

 

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault