0
0
0
s2sdefault

 Sobre el esperado programa musical del sábado en la noche debatieron los asistentes al espacio ComunicarTV este 15 de enero

El programa musical que históricamente ha animado las noches del sábado en la Televisión cubana: tema escogido por el equipo de ComunicarTV para comenzar los intercambios con los públicos este 2019.

Los asistentes a la Sala Che Guevara, del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) recordaron primero programas de antaño con gran impacto en su época como: San Nicolás del Peladero (de humor costumbrista, muy popular los sábados, 8:30 p.m. en las décadas del 60 y el 70 del siglo pasado); así mismo comentaron acerca de la aceptación, años después, en ese horario, de Sabadazo y El Expreso.

Algunos consideraron que para regresar a esos tiempos se necesitaba a una persona con la capacidad necesaria para llevar adelante un proyecto similar a los referidos. En tal sentido propusieron a Edith Massola y su espacio 23 y M como posible propuesta en el horario de las 8:30 p.m., los sábados.

Recomendaron que, aunque mantuviese su esencia original, a este programa pudieran agregarse secciones de humor, moda, participación y una de sorpresa, que cambiaría todas las semanas.

Otros espectadores estimaron que, “últimamente, todos los musicales se asemejan, tienen secciones similares y un mismo estilo”, “parecen hechos para cumplir y no porque desean hacer algo bueno”, pero para el del sábado en la noche “se necesita algo nuevo, diferente a todos los demás programas”. Al respecto sugirieron la contratación de guionistas y directores “inteligentes”,  buscar principalmente entre los graduados cada año en el Centro de Estudios del Icrt.

Entre otros aspectos, recomendaron que el director trabajase con varios codirectores más jóvenes, a fin de ayudarlo en la grabación de las diferentes secciones, así como con diferentes guionistas y un conductor para cada sección, ameno y especializado (un humorista en la parte cómica, un músico en la artística, entre otros).

También criticaron los últimos intentos de programas que ocuparon ese horario como Somos familia, de participación, con un formato aceptable. Se refirieron a la importancia de mezclar géneros musicales, no solo divulgar música popular bailable, pues los jóvenes deben aprender a escuchar y ver ópera, música clásica, ballet, de un modo entretenido e interesante.

Vanessa Márquez, especialista del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) comentó que los programas musicales están dentro de los más demandados por el público para los sábados a las 8:30 p.m. En las ocasiones que no ha sido posible para la televisión producir uno, este horario lo ocupan los capítulos de la novela en turno, conciertos y series de ficción. Los dos primeros han sido intentos fallidos y el tercero, aunque con buenos resultados, el Icrt no tiene suficientes propuestas para cubrir el año entero. A su juicio, pudieran rescatar formatos que funcionaron en el pasado y recrearlos de forma moderna y entretenida.

Por su parte, Freddy Suárez, Director de programación de Cubavisión, explicó: “Hemos arrinconado al ballet y la ópera a espacios especializados, pero eso es un tecnicismo, nuestro pecado está en excluirlo del resto de los programas. Lo grandioso está en poder mezclarlo todo y hacer que funcione”.

El director de televisión Ignacio Hernández opinó que la importancia del espacio radica en no ser el proyecto de un director específico, porque regularmente este invita a quien desea y hace lo que quiere sin pensar en las necesidades del programa. La persona que dirija el espacio debe obedecer los intereses del público.

Muchos televidentes intercambiaron en privado con los especialistas invitados, sugiriéndoles ideas, pues, como comentó uno de ellos, “es importante para el público seguir buscando el musical”.

 

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault