El documental Soy papá… de cualquier manera invita a la reflexión sobre la paternidad responsable en nuestro país

No existe un modelo hegemónico e invariable de paternidad en Cuba. Por el contrario, son múltiples los patrones sociales, psicológicos y culturales mediante los cuales los hombres cubanos pueden construir y ejercer una paternidad responsable.

Este parece ser el sustrato ideológico del documental Soy papá…de cualquier manera, dirigido por Lizette Vila e Ingrid León, quienes poseen el mérito de reunir en el audiovisual a un heterogéneo grupo de hombres cuyo punto en común es su ejercicio de la paternidad biológica o biográfica.

Colocar en el centro del debate la existencia de pluralmente responsable en Cuba, y el reconocimiento social de aquellos a quienes la naturaleza no les dio hijos biológicos, pero sí han tenido la experiencia de cuidar a un menor con absoluto amor y compromiso, constituye otro de los logros de esta obra.

El capitalino cine Yara fue la sede de la presentación de este documental, que arrancó lágrimas y sonrisas al público que honró, con efusivos aplausos, no solo a las realizadoras sino también a los hombres protagonistas de la cinta, quienes también asistieron a la premier.

Francisco Rodríguez Cruz, Jorge Martínez, Ulises Padrón, Pedro Enrique Galiano, Juan Cepero, Juani Santos y Tomás Griñán, entre otros, son algunas de las voces masculinas que narran los modelos de paternidad heredados y los que ellos mismos han construido en la cotidianidad.

Soy papá…de cualquier manera constituye un homenaje del Proyecto Palomas al Día Internacional del Hombre, que se celebra el 19 de noviembre aún en muy pocos países del mundo.

El audiovisual representa también un aporte a la campaña de Unicef “La primera infancia importa”, la cual anima a los padres a desempeñar un papel activo en el desarrollo de sus hijos e hijas.

Los testimoniantes se erigen en la pantalla con sus cuestionamientos y vulnerabilidades. Alejados del tradicional paradigma del hombre fuerte, incólume, que nunca expresa su dolor, los protagonistas elegidos por Lizette Vila e Ingrid León se muestran como seres humanos, con triunfos y errores personales y sobre todo con una gran vocación de amor hacia sus hijos.

El reconocido actor Enrique Molina, al presentar la obra, expresó: “Soy un hombre feliz y realizado. La naturaleza me dio la posibilidad de ser papá de 5 hijos, que me han dado 11 nietos y estos a su vez, 5 bisnietos.

“Este es un documental de infinito amor y compromiso, que demuestra la urgente necesidad de incluir a los niños y hombres en las campañas por la no violencia y por la educación de las emociones y los afectos. Este audiovisual nos fortalece a todos y contribuye a incrementar el activismo social por la vida pacífica que tanto necesitamos”.

Comparte en las redes sociales

 

 

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.