CARTELERA DE LOS CANALES NACIONALES

 

 

Tv-Historias

La investigación histórica del patrimonio televisivo

 

La gestión, producción y emisión de contenidos mediáticos son procesos esencialmente multidimensionales imbricados estrechamente con la historia, la política, la economía, el mercado, la tecnología, la información, la comunicación, el arte, la política y la ideología. Sus contenidos impactan significativamente en la percepción de los públicos, en la memoria colectiva popular y en el imaginario simbólico de sucesivas generaciones.

Por sus singularidades y polisemias, los medios de comunicación electrónicos  devienen portadores excepcionales de disciplinas, ámbitos y funciones simbólicas, artísticas, comunicativas e ideológicas expresadas en prácticas, formatos y contenidos que reflejan una visión específica de la realidad circundante.

En Cuba, quien decida acometer la arqueología radial-televisiva desde una perspectiva teórica – histórica enfrenta la casi total inexistencia de las fuentes primarias de información, es decir, los archivos oficiales de las empresas o instituciones fundacionales.

Entre las fuentes secundarias de información destacan las dispersas e incompletas colecciones de publicaciones periódicas mediatizadas por las visiones y  perspectivas sociales, políticas e ideológicas de los comunicadores y publicaciones de la época y, aun así, registros públicos de  invaluable valor.

Las entrevistas a sus protagonistas como testimonios, vivencias y remembranzas nos proveen claves esclarecedoras para despejar muchos enigmas históricos. [1]  

En Cuba,  pese a la avidez de los públicos por estos temas, muchos escriben sobre los artistas de la radio y la televisión. Incluso algunos abordan aspectos conocidos de nuestra historia mediática, sin aportes que reduzcan las lagunas históricas existentes. Sin embargo, sobra una mano para enumerar los investigadores con enfoque o perspectiva teórica – histórica integral que socialicen en publicaciones nuestra historia.   

En temas tan vastos, polifacéticos y poco tratados –o conocidos por la mayoría- un autor y una obra no bastan, máxime cuando la rigurosa pesquisa impone al investigador: identificar y contextualizar, de manera recurrente, los personajes,  acontecimientos o procesos. Solo la sumatoria de investigaciones y publicaciones  permitirá  aproximar a las nuevas generaciones a una época distante y esencialmente diferente que aún es virtualmente desconocida por los grandes públicos.

Tal ignorancia nos ha llevado frecuentemente a la generalización y consolidación de percepciones sociales erróneas que distorsionan los sucesos y prácticas culturales de la historia real. Lo desconocido es ignorado y en consecuencia no se rescata o conserva. En nuestras manos está evitar el vacío histórico.

Las pasadas y sombrías décadas de percepción reduccionista y prejuiciada solo vieron las manchas del modelo y de las prácticas de la radiodifusión con fines mercantiles. Al anular su valor histórico, cultural y simbólico ignoraron el infinito patrimonio creado en Cuba y fuera de fronteras, por nuestros hombres y mujeres.  

La revalorización cultural de nuestra radiodifusión permite analizar toda la historia desde una visión holística que revele la mixtura reveladora de cada  momento histórico-concreto a través de su estructura de propiedad, modelo de radiodifusión, tecnología, protagonistas y las relaciones entre actores y agentes sociales que forjaron sus singularidades, matices y aportes.

Los registros sonoros y audiovisuales de la radiodifusión cubana mermaron significativamente desde su fundación debido a factores objetivos como su gran volumen, las  prácticas tecnológicas, la severidad del clima, las condiciones físicas de almacenamiento o conservación, los sucesivos cambios de formato -fílmicos o video tape-, la carencia de soportes audiovisuales, las limitaciones financieras y ¿por qué no decirlo? factores subjetivos como los limitados conceptos de lo patrimonial, que tanto daño han hecho. [2]

Nuestro patrimonio precisa su urgente digitalización, incrementar las investigaciones teórico-históricas y publicarlas en nuestra editorial EN VIVO y  plataformas digitales. Solo el esfuerzo aunado de investigadores, especialistas, ejecutivos, editores  e instituciones  rescataría el  invaluable patrimonio latente en el remanente de la obra radial-televisiva que conservamos.

El valor patrimonial de la memoria de la radiodifusión cubana no solo radica en su multiplicidad de ámbitos, disciplinas, prácticas y protagonistas. Su singularidad esencial consiste en su carácter simbólico,  ideológico y cultural que se inserta a través de sus producciones en la vida cotidiana de los públicos de varias generaciones.

La nuestra, por sus valores y calidades, se inscribió a perpetuidad en el imaginario y memoria colectiva de Cuba, Iberoamérica y Las Américas.  

En un descomunal y complejo proceso de continuidad-ruptura, la radio y la televisión realizada a partir de 1959 reconvirtieron las prácticas mediáticas precedentes y forjó, paso a paso, el camino hacia el servicio público. Esta gigantesca reconversión y transición  histórica, mediática, simbólica, cultural e ideológica, aún espera por su revelación colectiva.      

 

 

[1] Quienes tuvimos el privilegio de  intercambiar durante años con algunos de sus fundadores agradeceremos por siempre sus aportes. 

[2] Gran parte del caudal significativo de archivos audiovisuales emitidos hasta mediados de los años 70 pasados, se perdió en la emisión directa al aire desde nuestros estudios o locaciones exteriores; donde simultaneaban la realización y difusión de televisión. Por añadidura, la mayoría de sus copias corrieron por otras razones; la misma suerte. 

 

Mayra Cue Sierra

CARTELERA DE CANALES NACIONALES
Participe del debate

MÁS HISTORIA DE LA TV cubana

Mayra Cue Sierra

El año 2022 nos convoca a celebrar el primer siglo de la radio cubana, pero también a homenajear el 70 aniversario del primer espacio televisivo habitual donde, por casi un semestre continuo, se...

Mayra Cue Sierra

Para 1956, cuando se estrena esta obra de Mercedes Antón, nuestras televisoras habían alternado una multitud de proyectos dramáticos: series al estilo norteño, formatos unitarios con visos teatrales...

Mayra Cue Sierra

La escritora Mercedes Antón estrena Historia de tres hermanas , en CMQ TV (Canal 6), los domingos de nueve a diez de la noche, entre el 5 de febrero de 1956 y el 27 de octubre de 1957; en formato...

Mayra Cue Sierra

El primer espacio habitual de novelas del video cubano lo difundió el Canal 6 (CMQ TV) habanero desde octubre de 1952, por casi un semestre consecutivo. Para LA NOVELA EN TELEVISIÓN, Mario Barral...

Mayra Cue Sierra

Silvia Maritza Rosales Pomares (Cienfuegos, 10 de septiembre de 1929 - La Habana, 14 de febrero de 2013) con talento, esfuerzo y trabajo devino una de las personalidades imprescindibles en las Artes...

Mayra Cue Sierra

Nuestros géneros dramatizados configuraron un fecundo reservorio de formatos, frecuencias, estilos y contenidos que, por su simultaneidad y variedad, resultan inabarcables en este espacio. La...

Mayra Cue Sierra

Nuestra radiodifusión está de fiesta porque hace un siglo, el capitán mambí, músico y compositor cubano Luis Casas Romero, fundó en La Habana la emisora 2LC, donde se estrenó la emisión de...

Mayra Cue Sierra

El 22 de octubre de 1959, La Habana celebraba la Convención Anual de la Asociación norteamericana de Agentes de Viajes –ASTA- (AMERICAN TRAVEL ASSOCIATION), ignorando los sucesos que se avecinaban....

Mayra Cue Sierra

El arribo de mi hermano desde mi natal Guantánamo me sumergió en un maremágnum de noticias sobre viejos conocidos perdidos durante la pandemia, recortes de periódicos de sitios patrimoniales de mi...

Mayra Cue Sierra

Desde enero de 1959, las más importantes televisoras del continente enviaron sus representantes a La Habana, donde todos se mantenían expectantes ante los acontecimientos relacionados con el triunfo...